¿Por qué lo llaman gramática cuando quieren decir política?

El género no está al servicio del opresor machista. Su finalidad es sintáctica: facilitar la concordancia.

“En las últimas décadas”, escribe Colás Caldevilla Rodríguez, “el género gramatical se ha convertido en tema de discusión social por cuanto existen muchas personas que ven el machismo reflejado en la lengua a través del masculino genérico, esto es, el uso extensivo de uno de los dos géneros cuando no se necesita distinguir entre sexos”. Esta práctica llevaría a la invisibilidad de la mujer, según la autoproclamada portavoza de Unidos Podemos, Irene Montero

Antes que Montero, muchos otros nombres ilustres han asociado el sexo biológico al género gramatical. El mismo Antonio Nebrija lo define como “aquello por [lo] que el macho se distingue de la hembra, et el neutro de entrambos”, pero su tesis es desmentida por la abundancia de sustantivos masculinos (bolígrafo, peine) y femeninos (carpeta, vajilla) que son asexuados y no por ello dejan de tener género gramatical.

En realidad, como sostiene José Manuel González Calvo, el género carece de vocación política. Su finalidad es sintáctica: facilitar la concordancia. Cuando buscamos un pronombre, un artículo o un adjetivo para acompañar una palabra, necesitamos saber su género y por eso todas tienen uno, aunque no se refieran a una entidad sexuada. De hecho, la mayoría no se puede vincular lógicamente con ningún género. ¿Por qué la silla es femenina y el sillón masculino? Es completamente arbitrario.

Alguna mente imaginativa podría argumentar que este reparto encubre un sutil sesgo, porque emplea el femenino para el asiento pequeño e incómodo y el masculino para el grande y confortable. Pero entonces, ¿por qué la sabiduría es femenina y el cretinismo masculino? ¿Por qué el problema es masculino y la solución femenina? No existe un criterio fijo. Unas veces el masculino denota efectivamente mayor tamaño que el femenino (el sillón y la silla, el barco y la barca), pero otras sucede al revés (la huerta y el huerto, la cuenca y el cuenco). Y unas veces el masculino designa lo negativo y el femenino lo positivo (el pecado y la virtud, el exceso y la moderación), pero otras sucede al revés (la cobardía y el valor, la mentira y el rigor).

¿Y el uso extensivo del masculino genérico? Montero cree que frases como “los diputados votaron en contra” o “los reyes inaugurarán el evento” postergan a la mujer y la invisibilizan. Lo mismo ocurre con la masculinidad de ciertas profesiones: portavoz, sastre, cantante… Pero, ¿alguien cree que la NASA únicamente ha mandado mujeres a la Luna cuando oye hablar de astronautas? ¿O que ser espía es una actividad vedada a los varones?

Muchas lenguas carecen de género, como el chino, o tienen otro sistema, como el bantú, donde hay al menos 10 diferentes: para los humanos, para los animales, para los objetos alargados y los árboles, para las cosas que se presentan en pares o en grupo, para las herramientas… ¿Se concretan estos planteamientos gramaticales antitéticos en estructuras sociales igualmente antitéticas? No parece que tengan mucho que ver. El femenino ha desaparecido del neerlandés y del bengalí, pero la situación de las mujeres holandesas y bangladesíes no puede ser más dispar.

“El indoeuropeo más antiguo [el hitita] no tenía género [masculino ni femenino]”, explica Francisco Rodríguez Adrados. Se basaba en la oposición animado-inanimado. La discriminación por sexo se introdujo hace 5.000 años, preservándose para el masculino la desinencia que hasta entonces se usaba para los seres animados y habilitándose una nueva para el femenino. Podría argumentarse que por fin se hacía visibles a las mujeres, pero con idéntico fundamento podría afirmarse que se nos hacía visibles a los hombres, que hasta entonces habíamos estado revueltos con las mujeres en el saco de los seres animados.

Y tan a gusto que nos habríamos quedado ahí dentro si llegamos a figurarnos la que se iba a montar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s