La propiedad privada, según ‘The Big Bang Theory’

Cuando no existe un acuerdo para respetar el patrimonio ajeno, la sociedad se hunde rápidamente en el caos del “yo lo quería y tú no lo usabas”.

En la sexta temporada de The Big Bang Theory, Howard aparca su flamante Mini en la plaza de Sheldon alegando que este no tiene coche ni conduce, un argumento con el que en seguida simpatiza Leonard. “Igual la han reasignado porque nunca la usas”. “Bueno”, replica Sheldon, “tampoco estoy usando mis pezones. Quizás debieran reasignarlos también”. El conflicto no tarda en escalarse. Sheldon arrebata un casco de Iron Man a Howard y, cuando este se presenta en su despacho a reclamárselo, le dice: “Yo lo quería y tú no lo usabas. Son, por lo visto, las nuevas normas de convivencia”.

Si John Locke levantara la cabeza, probablemente le daría la razón a Howard. El filósofo creía que la naturaleza carece de dueño, pero que los hombres nos ganamos el derecho a apropiarnos de aquellas partes que transformamos con nuestro esfuerzo. La tierra es para el que la trabaja y la plaza de aparcamiento, para el que la usa.

Es una idea clara y distinta, que no solo sedujo a Emiliano Zapata. Como cuenta en este vídeo Robert McNamara, a principios del XIX el Gobierno estadounidense tenía muchas deudas y poco dinero, de modo que se dedicó a pagar con lotes de terreno en Kentucky a sus acreedores, en su mayoría veteranos de guerra que vivían en Virginia. El conflicto surgió cuando en esas parcelas empezaron a instalarse familias de colonos. Los tenedores de los títulos las denunciaron y el Supremo falló que se trataba de una invasión ilegal, pero resultó “la sentencia más burlada de la historia del Tribunal”, dice McNamara, porque nadie se atrevió nunca a ejecutarla.

A diferencia de los derechos a la vida o a la libertad, el de propiedad se ha ido difuminando con los siglos. Hoy se considera más bien una institución que “se protege, ciertamente”, como ha dictaminado nuestro Constitucional, pero “en atención a los […] intereses de la comunidad”. Esta salvedad abre una escotilla por la que en la práctica puede vaciarse de contenido. Muchos progresistas se resisten a condenar a los okupas porque, arguyen no sin razón, es un escándalo que haya familias sin hogar cuando existen millones de viviendas vacías. Un modo más civilizado de atacar el problema es gravar a los dueños, una solución que han puesto en práctica en Vancouver y que tiene el encanto adicional de allegar ingresos a las arcas municipales. De momento, esto último lo hace fantásticamente.

En este conflicto entre propiedad e intereses de la comunidad no es sencillo dar con un equilibrio. Podríamos establecer un nivel de uso mínimo por debajo del cual se estimara que la posesión de un bien decae, pero Howard nunca saca su casco de Iron Man de la estantería. ¿Es justo quitárselo por ello? Según Zapata, sí, pero la evidencia histórica aconseja lo contrario. La propiedad es un derecho humilde, pero un incentivo decisivo para mantener en marcha la maquinaria de la prosperidad. En la China de Mao, nadie era dueño ni de sus dientes, “un planteamiento que funcionaba fatal”, escribe Tim Harford: “si nada es tuyo, ¿para qué molestarte en cuidarlo?” En 1978, hartos de pasar hambre, unos campesinos de Xiaogang pactaron a espaldas de las autoridades repartirse las tierras y quedarse con los excedentes obtenidos y la cosecha se quintuplicó. Hasta un título informal de propiedad es “increíblemente poderoso”.

Hume iba más lejos. No es la economía lo que está en juego, sino la paz. La principal fuente de perturbación de la convivencia es la facilidad con que los objetos externos pueden pasar de una mano a otra y, si no se alcanza un acuerdo para respetar el patrimonio ajeno, la sociedad se hunde rápidamente en el caos del “yo lo quería y tú no lo usabas” que satiriza Sheldon.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s