Equilibrio del terror

El rescate de España no le conviene a nadie: ni a los rescatadores ni a la rescatada. Pero eso no significa que no sea necesario.

Hace un mes, el Eurogrupo presionaba a España para que pidiera el rescate. Ahora, de repente, ya no lo necesitamos. Como cuenta Miquel Roig en Expansión, los ministros de Economía de la eurozona mostraron este lunes una “unanimidad pasmosa”. La única disensión (también pasmosa) fue la de Luis de Guindos, que levantó tímidamente un dedo para puntualizar que el programa de compra de bonos del BCE sí que le parecía “fundamental”. ¿Y por qué no pide que se lo activen? Seguir leyendo