Suave que te estoy gravando

Como dice Rodríguez Braun, la ‘tasa Tobin’ sobre la banca ni es tasa ni es Tobin ni es sobre la banca.

Once países de la Unión se han puesto de acuerdo para gravar las transacciones financieras. Los objetivos oficiales de esta tasa Tobin (mal llamada tasa, porque no se destina a sufragar el servicio sobre el que se impone, como sucede por ejemplo con la tasa de recogida de basuras, y mal apellidada Tobin, porque su promotor, el Nobel James Tobin, renegó repetidamente del uso que hizo de su idea el movimiento antiglobalización) los objetivos oficiales de esta tasa Tobin son dos: obligar a la banca a asumir parte de los costes de la crisis y frenar la especulación. Seguir leyendo