Por qué CR7 se merece una subida de sueldo

A muchos madridistas de izquierdas les indigna lo que gana un empresario, pero aceptan sin rechistar la astronómica ficha de la estrella portuguesa.

A menudo leo indignadas denuncias de lo mucho que cobran ciertos directivos y lo poco que pagan a sus empleados, pero no he detectado demasiada agitación sobre la subida de sueldo que reclama Cristiano Ronaldo. Sin embargo, cuando pones en Google “cuánto gana Ronaldo”, te sale este dato escueto: “32 millones EUR”. Caramba.

Para hacerme una idea cabal de lo que supone una cantidad semejante, lo que yo hago es dividirla por una nómina anual y ver para cuánto tiempo daría. En esta página se puede averiguar lo que ingresan de media en España determinados profesionales. Un arquitecto, por ejemplo, ronda los 60.000 euros, de modo que con 32 millones podría vivir 533 años. Un médico de familia (50.000) tendría para 640 años y uno de los periodistas (23.500) que le sujetan el micrófono a CR7 en la zona mixta, para 1.361 años. ¿Saben ustedes lo que son 1.361 años? Hace 1.361 años los árabes no habían cruzado el estrecho de Gibraltar y en la península reinaba Recesvinto.

Con todo esto quiero decirles que 32 millones de euros son un montón de dinero. Y no obstante, CR7 quiere más. ¿Se lo darán?

No sé si han visto la intensidad con que CR7 reclama un penalti. Se ha elogiado mucho cómo ejecuta las faltas directas, pero otros futbolistas lo hacen (Messi) o lo han hecho (Maradona, Beckham) igual o mejor. Sin embargo, nadie reclama como él los penaltis y cabe imaginarlo perfectamente en el despacho de Florentino Pérez, lanzándose al suelo después de ser desequilibrado por la ficha de Neymar, exagerando el lance con varias volteretas laterales y quedando al fin de rodillas, con las manos implorantes, el gesto dolorido y el cuello inhumanamente estirado dibujando cada vena, cada músculo. La misma imagen del desamparo. ¿Quién puede resistirse?

Florentino, desde luego, no. Como tantos árbitros, no ha tenido más remedio que señalar el punto fatídico y, según la COPE, “va a poner su salario al nivel del mercado”. Y muchos madridistas que votan al PSOE o incluso a Podemos aceptarán sin rechistar que se lleve todos esos euros que luego se gastará en esas fiestas un poco horteras que recuerdan una escena de Los vigilantes de la playa. ¿Por qué toleran un doble rasero semejante? Porque, como buenos aficionados, entienden el valor que CR7 aporta y saben que, si dejara el club, Benzema y Bale corretearían desangelados por el césped del Bernabéu, lanzando balones al cuarto anfiteatro.

Esta contribución no resulta, sin embargo, tan obvia en el caso de los directivos. Muchos de ellos ejecutan el equivalente de los golpes francos en el mundo de los negocios con tanta pericia como CR7. Chad Syverson, un catedrático de la Universidad de Chicago, los compara con un director de orquesta y dice que, igual que “uno malo te origina una cacofonía en lugar de una sinfonía”, uno bueno puede marcar la diferencia. En un experimento desarrollado en India, el cambio de gestor impulsó la productividad un 17%. Para firmas que facturan decenas de miles de millones, una mejora de ese porte supone cientos de millones de beneficio adicional. Si usted fuera accionista, ¿no daría a gusto 20 millones a alguien capaz de hacer eso? A su modo oscuro, es una superestrella, aunque no sepamos apreciarlo ni lo veamos nunca dar volteretas sobre una moqueta para protestar por la injusticia de su salario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s